¡El vicio está online!

ALINEATE CON VOS

¡Hola nailartera!


¿Cómo te sentis?

¿Estas viviendo la vida que querés?

¿Te sentis cómoda con lo que haces?

¿Te sentis alineada con tu propósito?

¿Sabés cual es tu misión de vida?


Este tipo de preguntas disparadoras nos hacen ver y replantearnos que cosas estamos haciendo que quizás no queremos, o "en principio era esto y no entiendo como terminé acá", no intentamos cambiar nada, sino, VER que estamos haciendo, en que lugar estamos y qué nos dice el cuerpo.


Te mereces preguntarte esto y mucho más, indagá, replanteate qué tipo de vida estás llevando. El mundo necesita personas que trasmitan y brinden sus dones, ¿te preguntaste alguna vez para que viniste a este mundo? ¿qué tipo de contribución viniste a hacer con el universo? Y ya que podes preguntartelo, hacelo con plena consciencia. Somos más que cuerpo, somos también mente y espíritu. Y es necesario que todo esté alineado para sentirnos plenas, para sentirnos en eje y conectadas.


Me permito hacer lo que necesito.

Me permito ser más flexible conmigo misma.

Me permito equivocar.

Me permito crear la magia.

Me permito compartir mis dones.


Hoy quiero que te hagas estas preguntas e invites a reflexionar sobre qué queres dejar al mundo, que aporte queres hacer, cómo te tratas y qué lugar te estás dando, ¿estas realmente viviendo la vida que querés vivir?


Ejercicio:

Date 5 minutos para vos. En silencio, hacé respiraciones profundas y escucha a tu cuerpo ¿que te dice? ¿estas cansada? ¿aliviada? ¿cómo es tu respiración? Luego responde las preguntas que te deje más arriba en tu bitácora.

¿Qué tipo de actividades haces a diario para vivir la vida que queres vivir? ¿Qué cosas podrías cambiar o incorporar para hacerlo?

Hacé una lista de tareas que te gustaría incorporar o hacer en tu día a día, no hace falta que sean miles, con una sola alcanza para empezar. Comenza haciendo cosas chiquitas, y si en algún momento te desvías, no significa que no servís, no significa que perdiste o abandonas, lo importante es que vuelvas a ritmo lo más pronto.


No te juzgues en todo este proceso, si tu mente se dispersa o piensa cosas diferentes o se desconcentra, invitala suavemente a volver al ejercicio.

Con amor, Ana

Mi carrito